El consejero de Cultura y Deporte destaca la “madurez técnica” del IAPH en la restauración del Cristo del Museo

El consejero de Cultura y Deporte, Luciano Alonso, ha dado a conocer el resultado de los trabajos de restauración del Cristo de la Expiración, titular de la Hermanda del Museo de Sevilla, realizados por el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH). Aunque la imagen conserva los principales rasgos del manierismo, algunas de las actuaciones efectuadas han modificado en parte su morfología e iconografía. La obra está vinculada a la producción del escultor Marcos Cabrera y al pintor de imaginería Juan Díaz. Luciano Alonso ha calificado la imagen de “obra inigualable de la imaginería andaluza” y ha indicado que la restauración “ha sido todo un desafío para el IAPH que, a la vista de los resultados, ha superado con éxito y le ha devuelto la belleza y prestancia original”.

La imagen del Cristo de la Expiración se depositó en el IAPH en mayo de 2012 para su intervención. El principal problema que presentaba la obra era la alteración de su aspecto estético. Además se detectó la pérdida de adhesión del estrato de color al soporte en algunas zonas. Con los datos documentales y a través del estudio radiográfico se aprecia que el sudario primitivo, debajo del que tiene actualmente, era de reducido tamaño y con un plegado más acorde a la estética manierista. También se observa que el cráneo está policromado, lo que hace pensar que el cabello sea un añadido posterior a la ejecución de la imagen.

Para el conocimiento de la superficie policroma se ha empleado la innovadora técnica no destructiva LIF (Fluorescencia inducida por láser), que permite extraer muestras sin dañar la obra objeto de estudio al tiempo que identifica la presencia de repintes, huellas de restauraciones, uso de consolidantes y materiales extraños en la superficie y la naturaleza de los mismos. El IAPH ha empleado esta técnica en proyectos de conservación como el de Bienes Muebles del Palacio de San Telmo, el del retablo mayor de la Parroquia de Santa Ana de Sevilla o en las pinturas de la Sala de la Barca de la Alhambra de Granada.

Obra datada en 1575

Realizada en 1575 en pasta policromada y a tamaño natural, fue concebida desde su ejecución como una imagen procesional y devocional. La singular estética de la escultura determinó el éxito inmediato que tuvo desde su ejecución y que ha sido objeto de estudio en diversas épocas. La imagen ha sido restaurada en anteriores ocasiones, como la realizada entre 1893 y 1895, que fija los rasgos formales e iconográficos que la caracterizan en la actualidad. A lo largo del siglo XX la imagen fue sometida a diversas reparaciones encaminadas a resolver problemas de conservación.

Las intervenciones llevadas a cabo por Francisco Peláez del Espino entre 1978 y 1987 consistieron en el refuerzo de la imagen con una estructura metálica, una limpieza de la policromía y la consolidación de una grieta en la maño derecha de la escultura.

En 1986 la Hermandad solicita un informe a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía sobre el estado de conservación de la imagen, que se tornaba cada vez más oscura. En colaboración con el entonces Instituto de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de Madrid (ICRBC), se redacta el Proyecto de Intervención y se ejecuta la restauración de la imagen y su cruz entre abril de 1990 y marzo de 1991.

La propuesta de intervención planteaba la eliminación de los repintes, una limpieza generalizada y resolver la inestabilidad estructural de los brazos. Durante el proceso de intervención surgen dificultades al abordar la limpieza de la policromía al aparecer debajo de la capa superficial de barnices y betún de Judea una película plástica a base de acetato de polivinilo. Este hecho ralentiza el proceso y aconseja, en el caso de la cabeza, realizar una limpieza superficial. Policromía de finales del XIX

Por otro lado, los análisis de caracterización de materiales y el estudio de capas concluyen que la policromía actual de la escultura fue aplicada a finales del XIX.

La iluminación con ultravioleta evidencia las diferentes tonalidades como consecuencia de las capas de barniz y de las distintas reintegraciones en la capa polícroma.

El IAPH ha llevado a cabo una investigación con el objeto de determinar los materiales a emplear para recuperar la policromía e identificar los cambios que puedan experimentar a largo plazo. Un conjunto de barnices de uso específico en conservación patrimonial han sido sometidos a rigurosos ensayos de envejecimiento acelerado bajo la acción de radiación ultravioleta y controlando las condiciones de humedad relativa y temperatura.

Los resultados de los ensayos han permitido seleccionar el barniz que presenta menor alteración química y cromática y el más adecuado para aplicar a la escultura.

Este barniz tiene un magnífico comportamiento frente al envejecimiento natural, minimizándose de esta forma el posible deterioro estético como consecuencia del paso del tiempo y preservando de forma conveniente a la imagen de la acción de los agentes atmosféricos.

Otras colaboraciones

En el proyecto han colaborado la Universidad Pablo de Olavide, la Agencia Nacional para las Nuevas Tecnologías, la Energía y el Desarrollo Económico Sostenible de Italia (ENEA). Se ha contado con un prototipo desarrollado por el Centre National de la Recherche Scientifique de Francia. Durante el desarrollo de los trabajos de conservación- restauración, la Comisión Mixta Paritaria Hermandad del Museo-IAPH ha sido el órgano de seguimiento y control del proceso. También ha asumido funciones consultivas respecto a los temas propuestos desde las partes así como la aprobación de aquellas actividades que han supuesto la mayor eficacia práctica del desarrollo del proyecto y de la transferencia de sus resultados a los hermanos y ciudadanos en general.

En el Proyecto de Conservación de la imagen del Cristo de la Expiración se incluye, además de la restauración de la imagen, la redacción de un programa de mantenimiento y la de un plan de conservación preventiva, que serán entregados en abril y octubre respectivamente. El presupuesto del proyecto ha sido de 12,289,55 euros.